martes, 5 de mayo de 2015

POEMA GANADOR DEL PREMIO SAHUAYO DE LITERATURA 2014

Madrugadas
Aquí

Aquí,
lejos de la razón,
hay palabras  con sentido,
hay momentos frágiles de luz
donde el tiempo sabe esperar,
las ideas se alinean con esencia astral
y el  espacio es el espacio
donde cabe la ilusión.

Todo sucede en el momento ideal
y  todo cambia para ser eterno,
en este lugar no hay presente,
aquí se habla en tiempo pensado;
donde las palabras no pierden su sentido
pero sí cambian su valor.

Éste no es un lugar prometido,
es un lugar de verdad,
aquí no existe la mentira,
porque todo es posible
siempre y cuando  sea irreal,
aquí tu nombre no está prohibido,
aquí no hay leyes
sin voluntad;
pero la palabra nunca,
nunca debe ser dicha
y la palabra  siempre tampoco,
porque nada es imposible
y lo posible no es eterno.
  
De mis ojos

Resbala desde el cielo
otro cielo más azul,
más profundo,
entre mejillas vivas,
se eleva la mirada
y cae un sentimiento.

Y brota una palabra
sin sonido,
sin boca,
sin  deseo.

La expresión de una ceja,
una pestaña,
de un cristal…
la tristeza.

Desde lejos

Desconozco la voz
de quien habla al compás
de mi mirada,
no sé nada de ti
y sé poco del tiempo,
y si Platón supiera
que su amor  no existe,
yo no tendría motivos
para escribir esta noche,
y no estuviera triste
ni estuviera alegre;
y tendría las manos libres
para dibujar tu mirada,
una silueta mojada,
un pensamiento sin tiempo
ni distancia;
una idea del pasado
y una sonrisa  callada
que delata lo imposible,
y el amor que siento
por el presente.
Allá la distancia es sorda,
aquí la distancia es muda,
viajan las palabras sin sonido
pero entre amigos no hay adiós,
no hay olvido.
  
Expresión

A veces me siento tan solo
y con tantos pensamientos,
que mi voz toca el silencio,
se olvida del tiempo
y agudiza el sonido que hacen las hojas
al caer al olvido.

Son tantas cosas que pasan
y tan pocos mis sentidos,
que a veces percibo el viento,
y a veces, sólo mis latidos y el tiempo.

He buscado con tesón un instante
que dé libertad a mis ideas,
y un momento de locura
que dé sentido a lo que siento.

El tiempo viene brillante
y el camino se torna oscuro,
la soledad se desvanece ilusa
y el silencio se va con un suspiro.

He llegado de pronto
y de pronto me he ido,
yo no sé por qué siento lo que siento,
por eso lo escribo.
  
ILUSIÓN

Las horas para mañana
ya se usaron desde  hoy,
y las palabras que quiero
ya las tiene alguien más,
he perdido las ganas de hablar
pero no las de luchar;
tomo un fusil cargado de verdades,
escucho a Dios por un instante
y vuelvo a dormir.
Despierto con un puñado de sueños,
los lanzo por la ventana
y vuelan al sur,
tocando las nubes
y rozando la libertad,
mientras mueren mis hermanos en la soledad,
todos juntos en la soledad;
en la montaña, en el bosque,
la arena y el mar;
con la sombra, el tirano,
la tristeza y la paz.

La palabra

La primera palabra es la que crea,
la primera palabra es la que existe,
la primera,
la primera y nada más.
la palabra sin el tiempo,
la palabra sin el miedo,
la palabra sin pasado;
la que surge del instante frágil del pensamiento.
Simplemente sabia
y sabiamente simple;
no la que escribo
ni la que pensé,
la que habita dentro de todo
y de todos;
la que sin forma ni sonido
dibujó la vida;
aquélla que no puedo escribir,
aquélla que no he de cambiar,
hermana del destino, instinto,
amor y libertad.
  
Los misterios de la vida
                                                              
                                                               Los misterios de la vida
no lo sabe la muerte,
ni el pasado,
ni los ojos tristes;
soy feliz
pero no me cuaja la costumbre.
Una a una cuento las estaciones,
las  sombras tibias,
mis huesos congelados,
la lluvia
y el verano confundido.

La reina calavera me ha tocado
me ha tocado el amor,
me ha tocado la duda,
la satisfacción.

Hay distancia en una idea,
entre la materia y yo,
no hay un vacío,
hay soledad.

He caminado mis pasos
una y otra vez
he avanzado, y he caído…
eran mis pasos.


He derramado  tinta azul
y tinta roja,
una cinta delgada
y un hilo de sangre.
He vivido el hambre
y he visto morir la esperanza,
he probado la abundancia
y la he dejado;
si la muerte me detiene algún día
se sabrá sin duda
que no habré llegado hasta donde pude,
habré llegado hasta donde quería.
  
Palabras de otro día

Hoy pueden ser canción
las letras que escribía,
tu voz en mi oración,
tu imagen
y el silencio.
Las frases que olvidé
las tengo todavía,
las guardo en un rincón
debajo de los días.
Y qué voy a decirle al tiempo
y al pasado,
qué diré de ti,
si sólo sabía tu nombre
mas no te conocía.
Tenía tantas cosas que decir
y nunca dije nada,
ahora soy el pasado
y soy el silencio.
No puedo evitar pensar en ti
y lo he pensado,
estoy aquí
sin palabras de razón,
con nostalgia
o alegría
y con palabras,
…palabras de otro día.

Las cosas simples

Puedo entender  lo complicado
a través de las cosas simples,
aprender del silencio
el valor de un pensamiento,
y a llenar con  tiempo
los vacíos del  alma.

Yo sé hasta donde
llegan mis brazos
pero no hasta donde
ha llegado mi imaginación.

Soy un completo desconocido
cuando  me lleno  de soledad,
y  desde  un rincón mi palabra
suena triste  y azul.
Esta noche  no hay palabras,
ni sentido,
no hay razón para mi locura
y sin razón lo digo,
y sin embargo,
no dejo de pensar
en los zapatos,
que afuera tienen frío.
  
La voz del mar

Quiero la voz del sonido que hace el mar
y sentir con sus sentidos,
tocar la  vida envuelta en mi palabra
y con las olas palpar la tierra,
a falta de ojos imaginar la arena
de un mundo sin fronteras para el viento,
subir y bajar mareado
al compás de la luna,
sin dejar de  respirar de las nubes,
beber de los ríos.
Ser sincero y ser profundo,
hoy, ser como el mar,
libre y violento,
y descansar de ser humano.
Pero hoy sentado
sobre la arena,
quiero la voz  del sonido
que hace el mar,
pero no  quiero el olvido.
  
Un verso

Quiero un verso
que quepa en el mar
así como en tus ojos,
quiero un verso
que quepa entre mis dedos
y que pueda escribir antes y después de ti,
quiero un verso tan frágil como la verdad
y tan liviano como un suspiro.
Quiero un verso
que me lleve a la paz
y guste entre tus labios,
quiero un verso
que con su sonido me dé tu presencia
y no se vaya jamás.
  
Recuerdos

Como nace el tiempo
nace mi memoria,
sin antes  ni después,
en un instante de luz…
de conciencia.

Nacen los sonidos,
la tibia madrugada,
los grillos,
la paz.

Un horizonte  blando,
un regalo;
la vida fluye entre mis labios,
la sonrisa.

Soy quién y soy dónde,
un ser absoluto,
soy el hoy
y soy finito.

Si nos queda la vida

Si  nos queda la vida,
la palaba amor importa,
no importan las razones…
importas tú.

Si un rayo de sol toca tu mano
y te quedan los sentidos,
no digas nada,
ama.

Y si un día de estos
ya no puedes entenderme
busca este momento
y olvídame…
olvídame si puedes.

Y si nos queda la vida
una tarde cualquiera,
y somos dos
y hay recuerdos,
dime adiós si quieres,
pero no te olvides de mi amor.
  
Si pudiera


Si pudiera escribir
la paz,
la escribiría,
y usaría mi voz
como arma fría,
para apagar el deseo
de hacer daño.

Las palabras lastiman
y el silencio mata,
el amor convive
con lo bueno y con lo malo
y sigue siendo amor humano.

A veces dormimos en paz
y despertamos en guerra,
después  de todo,
el tiempo espera
y los momentos pasan.

Yo no voy a escribir mis tristezas,
ni desangrar mi palabra
al hablar de la vida
y decir la verdad,
esconderé la herida
entre unas líneas,
detrás del silencio
que deja la soledad.


Soy pasajero del mundo,
la sonrisa de mi patria
y el color de mi bandera;
no tengo himno
ni oración,
tengo buenos deseos
para el que me hace bien
o me hace mal.

Nací en abril
sobre la tierra que  quiero,
he vivido y vivo,
habito un cuerpo forastero,
me he ganado mi destino
y mi muerte en enero.


Eterno

A veces entiendo la vida,
a veces, la siento;
soy llanto, soy alegría,
soy protesta y plegaria
que se oculta de la noche,
que no sabe del día
ni de los ojos de la mentira;
soy manada de sentimientos
debajo de una piel humana;
un sendero vago de razón,
agudo y grave.
Es exacta la creación divina
y metafórico el aliento de Dios,
deriva sobre una cadena mi expresión
precursora del destino,
yo no acuso al pasado
ni sostengo la paz como individuo,
la pronuncio como el viento que trae el sonido;
a veces entiendo la vida,
a veces la siento,
¡y qué le importa a la vida!
¡y qué le importa a la eternidad!

Vacío

Vacío es la palabra más completa,
es el todo y nada,
es la letra quieta,
la hora envenenada.

Vacíos son los ojos del mendigo,
llenos de un deseo muerto,
de un mañana incierto
y del hoy que sigo.

Quién quisiera sentirse vacío
y vivir mañana el hoy cautivo,
como quien se siente vivo
en un día más allá de lo tardío.

Vacío es un antes y un después,
lejos de tus pensamientos,
de tus sueños,…
lejos de lo que has vivido.
  
A Valeria,
a quien dedico
todo mi amor
y toda mi vida
Distancia

Puedo pedirte que me escuches
nada más este silencio,
que me olvides esta noche
y no sientas lo que siento.
Esta palabra no te toca
ni te busca el pensamiento,
sólo busca la distancia
y vuelve a mi boca.
Puedo respirar  tu nombre
sin tocar tu voz,
vivir de la locura,
sin pan ni  Dios.
La soledad es fiel a mi tristeza
y aún recuerdo la felicidad,
recuerdo tu recuerdo.
A veces hablo de enero
y los diciembres de mi vida,
pero mañana, en julio será primavera
y será flor por la mañana,
y será el amor…
… de toda mi vida.
  
Dime

Dime
como quieres que te llame
esta noche.

Dime
si eres precursora
de la muerte,
si te importa el tiempo,
mi tiempo.

Dime
de tu destierro
que  en multitudes
se imagina,
se sueña.

Dime
¿por qué vuelves
a pesar de todos?,
¿no te importa?

No esperes que te
quiera….
es costumbre
y no te espero
en esta habitación.
  Tú no sabes
lo que siento
ni lo puedes imaginar,
me criticas en silencio
y te vas.
Pero siempre regresas
porque eres ese vacío
que en cada esquina
me sabe esperar.

Tu distancia

Es por esta vieja costumbre
de morirme en sábado
que estoy triste.
Porque son los lunes
cuando te sueño.
Es por esto
que tengo mis huesos tibios,
a mi costado
y sin poderse despedir.
Tú me tienes olvidado,
te llamas distancia,
y me saludas
con mi propia memoria.
Y se van llorando los domingos,
pero es por esta vieja costumbre
de morirme en sábado
que estoy triste
y si hoy soñarte puedo
será desde la muerte.
  
La última noche

Me parece bien
que esta noche sea triste,
y que duermas olvidando…
me gustaría.

Me parece bien
ser el silencio
y volver a tu camino…
éramos.

Ya no sueñes mis pecados
que mi  frente será otra,
ya me voy
y no me esperes,
para poder volver.

Madrugada

No habían palabras, trazos, ni dibujos,
nada;
yo sí entiendo
pero no cabe dentro de un algo.

Soy otro en contra mía
yo contra otro,
y  los dos perdemos…
siempre.

Otro día no es otra vida,
mis dedos no mienten;
 y mi vida no es de otro
aún no siendo mía.

Hay noches que duermen
y mañanas que nunca despiertan,
y nunca se despiden,
nunca  regresan.

En medio de tanto vacío
entró por la ventana un sueño mío,
la voz que hablaba de olvido,
y me dijo: “sólo duerme”
con tus pensamientos perdidos….

Pero no prometo nada al amanecer.

Siempre

Si estuvieras conmigo
no volverías a dudar,
porque pensarías lo que pienso
y descansarían tus palabras.

A veces preguntarías
cuál de las distancias importa,
pero siempre guardarías tu voz
para decir te amo.

Que sería de la vida
sin el sufrimiento,
y de Dios sin plegarias,
sin demonios.

Estos sueños
no parecen tener noche,
ni sabores
ni saber nada.

Soy el hombre de un dolor,
y la palabra de un nombre;
y a veces me pregunto:
cómo será la vida...
cuando conoce un siempre.

Sin ti

Me ha encontrado la paz
en una esquina
de una calle vieja,
pensando sólo en el pasado
del  corazón
y del alma.
Qué hacer con la distancia,
que cada vez que te vas
me acerca más a la muerte,
he levantado una ceja
y aprendido a vivir sin el olvido,
y sonreír al verte.
He llorado en calma
dormido o despierto,
he muerto de saber
y he vuelto por lo que siento.

Te regalo mi olvido

Te regalo mi olvido
con la única vez
que te voy a mentir,
y sabré para siempre
que no estarás más.

Seré un hombre solo,
que tendrá latidos
y un recuerdo de tu nombre
en algún sonido,
 gastaré todas las palabras
 que algún día compartimos
y usaré el silencio
para ser feliz.

Usaré mis zapatos viejos
y entenderé la tristeza
del pasado que se fue,
de cada mañana,
y recordaré,
recordaré
que ya te he olvidado.

Soledad

Yo no tengo miedo
y eso me asusta en tus ojos,
me río del dolor aunque me duela,
porque sé que pasa.

He vivido de las metáforas del tiempo
y lo superfluo de una realidad,
no me canso de vivir
ni de ser hijo de la muerte.

Son mis tumbas
las que lloran el futuro,
y no el destino
que se diluye en los deseos ajenos.

No me  arrulla la noche
ni me despierta la mañana,
con tan sólo decir tu nombre…
ya no llores.

Porque es distinto el camino,
del que sólo va sufriendo
y del que va llorando,
y es el mismo.

Son mis tumbas
las que lloran mi futuro,
y no yo que estoy en  él
 y completamente solo.
  
Si ayer sentí

Si ayer sentí
todo esto que hoy
puedo pensar,
tendré que aprender
a escribir tristeza
sin lastimar la vida;
y tendré que dejar
de hablar de Dios
con Dios,
y convertirme  en creación.

Quiénes  somos
después de negar a Dios
sin ser negados por nadie,
es éste disfraz humano
que llora, reza y dice morir,
pero nunca toca su propio ser
ni piensa sus propias ideas.

Soy,
y es todo lo que puedo decir,
no me atrevo a escribir
lo que siento,
solo pienso…
para no exagerar. 

Quería sentir

Quería sentir
unos versos contigo,
y soñar
unas cuantas razones del olvido;
quería ser
parte de lo que yo te escribo.

Si tan solo recordaras mi presencia,
o pensáramos juntos en esta casualidad,
que sin palabras
nuestra distancia  es menos,
y sin sabernos
mi ilusión crece.

Pero no,
tú te  escapas de mi voz
y fluyes entre mis pestañas
como una silueta a contraluz.
tú de espaldas  al silencio
y yo de espaldas  al amor
sin resignación.

Eres tú,
yo se que eres tú
y son tus dedos
esa parte de tus labios
que me niegas,
y tus ojos
esa promesa de futuro
que escondiste
en un solo lugar.
  
Sueños

Son las noches
y no los días
los que me dejan pensar,
más que en mí
en los demás,
más que nada
en lo sencillo
y las distancias
del amor.
Será un favor  del  silencio
o una forma de soledad;
serán tal vez
palabras extraviadas
en el tiempo,
o serán con mis manos
una simple razón.
Es el insomnio
de mis dedos,
que no me dejan dormir,
y soy cuando digo,
y existo cuando
uso un pensamiento,
escribo “sueño”
y
duermo,
después de todo…
duermo.

Triste

Triste,
es una palabra precursora
que me inspira,
al ver mi figura ensombrecida,
sin saber del futuro de esta mirada;
creyendo que lo que vivo
es solo la metáfora
de estas letras frías.

Triste;
la tristeza es liviana,
que aun
no sé si la entienda,
no sé si la sienta,
o la he sentido;
pero su esencia
no le alcanza mi dolor,
o es que mi vida,
en tan pocos años
ha sido demasiado larga.

Toda mi sonrisa miente,
porque me han quitado
las raíces,
y mi única flor de otoño
se ha ido.

Porque no estamos  todos escritos,
ni descritos, en la frontera
de la imaginación de  Dios
y
la creatividad del hombre.

No  somos barro de esa historia,
ni la costra de un suicida;
la verdad no es absoluta,
no es inmune al tiempo;
y las mentiras
no son siempre un pecado.

Esta noche no  se va
y han caído varias lunas,
el aroma del café se hace débil
y ronda la muerte.

La vida es un ser eterno
y la muerte su forma de parpadear,
pero nosotros,
nosotros somos esto
que no se explica,
un suspiro de existencia,
una palabra del futuro,
una búsqueda…
un sueño.

Diferente

Ella es:
todo lo demás
a lo que siempre dije;
se toca el pensamiento
con el inevitable deseo de vivir;
mira el cielo,
cierra los ojos
y dice NO.

y  qué harías tú?
si después de llenar
la tristeza de ti,
la ves estallar
salpicando todo tu mundo
de todas tus nostalgias,
y después  de todo,
de todo y de todos
aun estas tú.

ella me atrae
con esa gravedad de la distancia,
con ese silencio,
con esas preguntas interminables
que  ya no buscan respuestas,
cuando como una existencia,
al ser, solo al ser,
te dan en su conjunto
una respuesta.

Ella es un poema
que da razón a la locura,
el preludio de una idea
que al buscarse
en el fondo de una vida,
se hace nube de
una calle humedecida.

Ella es lo que me inspira,
sin decir nada,
a buscarme una palabra;
porque ella es
como pocos
además de diferente…
diferente

1 comentario:

ANEL AVILA MARTINEZ dijo...

Me gustaron mucho los poemas, tienen mucho sentido y sobre todo el autor (a) logra transmitir sus sentimientos a través de letras, y eso realmente es muy difícil, pero lo ha logrado.